Analítica web, el factor diferencial para el éxito

Analizar lo que está pasando en tu web, lo que hacen tus visitantes, lo que les gusta, lo que no les gusta, si leen la información, o saber dónde abandonan tu web, es básico para poder obtener los objetivos que nos marcamos.

Una buena Analítica Web puede detectar oportunidades de negocio, nichos de mercado, o descartar acciones que sólo nos harán perder el tiempo.

¿Que se ha de analizar?

Antes de empezar, como siempre, nos hemos de fijar en cuáles son esos objetivos. Cuando tengamos claros lo que queremos conseguir, se define lo que se quiere saber.

Saber qué objetivos nos marcamos en nuestra web es el primer paso. Con estos claros, empezaremos a crear una hoja de ajustes, para configurar Google Analytics, y poder extraer la información que realmente necesitamos.
Los objetivos, pueden ir desde la venta directa de productos, a conseguir leads, a querer analizar intereses de consumidores sobre características de productos…etc.

A continuación, se van a definir los KPIs que nos den información relevante de la web. Por ejemplo, en un e-commerce, se suele medir el ratio de visitante-compra, pero este valor puede ser un tanto inexacto, porque no todas las visitas entran para comprar. Pueden entrar para saber la dirección de la tienda.

Sería más exacto medir los visitantes que han visitado una hoja de producto, cuantos han añadido un producto en el carro de la compra y de estos cuantos han finalizado la compra. Este dato nos definirá el interés por nuestro producto, y el porcentaje de carros comprados.

¿Hasta dónde se puede llegar?

Google Analytics es el sistema de analítica que nos proporciona Google y que utilizamos para recopilar datos. Por defecto nos ofrece unos valores estándar, pero Google Analytics se puede configurar para guardar datos de todo tipo, que por defecto no lo hace. Desde el scroll que hacen los usuarios en cada página de la web, a embudos de conversión, flujos de comportamiento, cuadros cruzados de familias en e-commerce, y todo lo que se nos pueda ocurrir.

Google Analytics es una herramienta tan potente que se puede decir que casi no tiene limites a la hora de obtener información y analizarla posteriormente.

Cuando ya se tiene todo bien configurado, hemos de dejar un tiempo que la web vaya recopilando datos. Ver como madura la web nueva o los cambios realizados, e ir monitorizando que estos datos no vayan informando de algún problema obvio.
Con los datos captados, se realizan informes gráficos para poder ver la información en un panel de control de forma rápida.

¿Cómo se me informa de esta analítica?

Menusalmente se saca un cuadro estadístico con los informes gráficos y los KPIs que se han definido.

Con estos datos, en TMS Marketing analizamos que está sucediendo en la web, sacando conclusiones, mejoras a realizar, detectar oportunidades de negocio, o  temporalidades para lanzar promociones.

En ese informe, se detallan las conclusiones extraídas de los datos y conjuntamente contigo, marcamos un plan de acción.